Hace 10 días, Matías Garfunkel Madanes fue noticia porque el Tribunal Oral en lo Penal Económico 1 le exigió presentarse a declarar por una causa de contrabando agravado de obras de arte. El ex heredero de BGH, y ex socio de Sergio Spolski en Tiempo Argentino y CN23, por consejo de sus abogados, se presentó y no será considerado prófugo. Además de esa causa, ahora carga con una investigación de la Unidad de Información Financiera (UIF) que podría ocasionarle más problemas judiciales, y no sólo a él sino también a su esposa, la ex tenista y modelo Victoria Vannucci.

La información circulaba desde hace varios años: Matías Garfunkel Madanes le firmó un “mutuo” (entrega de dinero a cambio de otras prestaciones) a su esposa María Victoria Vannucci. El hecho sería uno más de los vínculos que se establecen entre un esposo heredero de una gran fortuna, y una esposa que casándose con él llega al anhelado ascenso social. En la sociedad estadounidense en particular, y en la Argentina bastante menos, los “mutuos” suelen exigir, a cambio de una importante cantidad de dinero, cierta cantidad de hijos o la prohibición de infidelidades.

Sólo Garfunkel, Vannucci, y quizás alguna otra persona del círculo íntimo, saben qué le exigió el heredero de BGH a la ex esposa del jugador de fútbol Cristian “El Ogro” Fabiani a cambio del “mutuo” que firmaron. Pero lo más interesante de ello no es sólo la cifra, sino que además ahora es objeto de investigación por parte de la UIF, el organismo antilavado de dinero por Mariano Federici, un ex Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según pudo averiguar Minuto de Cierre, la UIF detectó una cuenta en el banco SunTrus, de las Islas Caymán, donde María Victoria Vannucci, CUIT 27-29825673-3, recibió 5 millones de dólares. Una cifra que no parece importante en el patrimonio de Garfunkel, pero sí en otro contexto: es el empresario que, junto a Sergio Spolski, dejó a cientos de trabajadores sin cobrar sus indemnizaciones tras el desguace del conglomerado mediático kirchnerista “Grupo 23”, que abarcaba revistas, radio América y el canal de cable CN23, entre otros medios.

La UIF sospecha que esos 5 millones de dólares son un obsequio de Garfunkel a Vannucci. Pero como no tiene certezas sobre el origen del dinero, le pidió a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que “se expida respecto de las declaraciones juradas de Ganancias y Bienes Personales presentadas por María Victoria Vannucci, indicando si fueron declarados bienes en el exterior, y en caso de ser positivo, el detalle de los mismos”.

El organismo antilavado, que se muestra muy activo en la gestión de Federici, solicita también a la AFIP que señale si esos 5 millones de dólares tiene como contrapartida un movimiento patrimonial de Garfunkel. En otras palabras, quiere saber si se trata de dinero en blanco.

Además, la UIF solicitó colaboración internacional para que las Islas Caymán y los Estados Unidos de Norteamérica informen sobre las cuentas de Garfunkel y Vannucci existentes en el SunTrust Bank, como también de otros activos (bonos, propiedades, etc.) que pudieran tener en esos países. En definitiva, si Garfunkel y Vannucci tienen estos u$s 5 millones, así como otros bienes que detecte la UIF, declarados ante la AFIP, no tendrán ningún problema. Pero si no constan en sus declaraciones juradas, afrontarán una instancia administrativa y otra judicial por evasión impositiva y quizás también lavado de dinero.

Fuente: Minuto de Cierre

¿Que opinás?

comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here