Luego de algunos días de investigación, funcionarios de la secretaría de Comercio de Caleta Olivia dieron con el lugar y clausuraron una fiesta clandestina que se realizaba en una chacra de la calle Camilo Asad.

El supervisor de comercio y bromatología de la municipalidad de Caleta Olivia, Antonio Quiroga, , explicó a La Vanguardia Noticias que tras una denuncia de un padre, se comenzó con un seguimiento, que incluyó la compra de entradas, hasta obtener las coordenadas del evento.

El funcionario explicó que se llegó a una chacra, donde se encontraron ciento de personas y varios autos esperando para ingresar. La mayoría, eran menores de edad.

La clausura se produjo el domingo por la madrugada y los organizadores adujeron que estaba festejando un cumpleaños, pero el agasajado no tenía documentos.

"Estas fiestas están totalmente prohibidas si no cuentan con la autorización de la Municipalidad de Caleta Olivia, seguridad, baños químicos, personal policial, ambulancia, un lugar habilitado completamente", explicaron desde el área.

Por último el funcionario dejó en claro "que los padres tienen que comprometerse y preguntar si la fiesta que va su hijo está autorizada".

En el lugar se secuestró gran cantidad de bebidas alcohólicas, agua mineral y pastillas de éxtasis.

Trabajó en el lugar efectivos de la comisaría Segunda y personal de Bromatologia de la Municipalidad de Caleta Olivia.

Fuente: ADN Sur