«Ayer, mi hija Danna, salió como todos los días a tomar el cole (12, 14 y/o 516) para dirigirse a la secundaria. Como sabía que se le estaba haciendo tarde (le faltaban 20 min para las 11 de la mañana) y que necesitaba llegar a las 11hs a un taller, decidió caminar por la calle Lago Viedma (también llamada 4) hasta el ramal 13», contó Bristela Pincheira, madre de la adolescente y docente de la escuela 356.

«Fue entonces cuando notó que una trafic de color gris, parecía blanca a la vez, la estaba siguiendo lentamente, nerviosamente le envía un audio a una amiga alertando que la estaban siguiendo», relata la mujer quien detalló lo acontecido en la denuncia policial que realizó con su hija.

«Comenzó a caminar cada vez más rápido, cruzando la calle Nestór Barros hasta la Thomas, el vehículo acelera, baja un tipo, la agarra del brazo, le dice subí ya, quedan forcegeando, vestía con una camisa a cuadritos, tenía todo su rostro tamado con un pañuelo, entre susto mi hija le dá un rodillazo en los testículos dejándolo tirado. No la soltaba, mientras se retorcía del dolor. Baja el otro individuo, quién conducía la camioneta, la agarra de los pelos y le poné una navaja en su cuello. Como Danna intentaba escapar, le decía todo enfurecido «subí puta de mierda», y se cubría su cara bajando su visera (solo recuerda que era una persona obesa con una campera verde). En este momento ella pensó que moriría, cuando apareció una señora, quién gritó, llamó a la policía. Estos tipos huyen, mi nena cuenta que solo escucha la sirena y que corre hasta la parada del 13, espero un ratito asustada. Subé al cole y se va hasta la secundaria. Donde fue auxiliada por todo el personal directivo».

Agregó «Me encantaría poder agradecerle al ángel que defendió y le salvó la vida a mi hija. No sé quién sos, pero que Dios te bendiga de todo corazón por tu gran gesto. Gracias por intervenir»

Fuente: Noticias NQN