En 1992 se organizo en Puerto Madryn una movida con la participación de todas las escuelas, en contra de la caza ballenera. Lee el increíble relato por Juan Carlos López

"En el año 1992 en el Club de Ciencias de Puerto Madryn con la Directora Noné Torregiani y los profesores, entre los que me encontraba, decidimos organizar una movida con la participación de todas las escuelas de Puerto Madryn, en contra de la caza ballenera. 


Fue un momento inolvidable ya que todos los directivos de las escuelas aceptaron participar con todos sus alumnos. 
La policía provincial brindó su apoyo de seguridad acompañando con dos efectivos a cada una de las casi 50 escuelas que cerraron sus puertas y se dirigieron con los alumnos a la playa, donde se iba a realizar una cadena humana con 5.000 chicos tomados de la mano, como un símbolo para evitar que el adulto ingrese al mar a matar ballenas.


La Prefectura brindó su apoyo dando la señal de inicio de esos 15 minutos que duraría el evento, con la sirena del guardacosta que navegaba frente a la costa; mientras las sirenas de bomberos y patrulleros de la policía hacían lo mismo. 
Días después de esta campaña, viajé a Buenos Aires representando a los niños participantes, que realizaron dibujos y notas contra la caza ballenera, para que entregara personalmente al señor Canciller de Argentina, lo cual hice acompañado por personal de Greenpeace y diferentes medios periodísticos que se sumaron a la campaña.


Como complemento de la cadena en la playa, se eligió la marea baja para poder dibujar sobre la arena, la silueta de una ballena franca para que los chicos de los jardines de infantes pudieran pararse sobre esa línea y formar con ellos el contorno de la gran ballena. 


Todo se realizó con total coordinación y fue posiblemente el mayor compromiso contra la caza ballenera que se concretó desde Puerto Madryn, considerando que no solo todas las escuelas de la ciudad participaron, sino que universitarios, padres, maestras, profesores y los mismos policías que acompañaron a los chicos se sumaron tomados de la mano. 
El pedido que los chicos al señor canciller era “que se pongan los pantalones largos y comiencen a actuar como adultos responsables ante la Comisión Ballena Internacional, pagando las deudas mantenidas con la CBI facilitando votar contra los países cazadores”.
Regresé a Puerto Madryn con el orgullo de haber cumplido con el pedido de los chicos y cada habitante de Puerto Madryn y nuestra querida provincia del Chubut. Hoy como guardaparque miro las ballenas, que ya están frente a Madryn y no puedo dejar de emocionarme recordando esa campaña, como seguramente lo hacen quienes en esos 15 minutos, tomados de la mano, dijeron ¡No a la caza de ballenas!"


Escrito por: Juan Carlos López - Orcaman

Fuente: Madryn Olvidado