Durante la madrugada de ayer, personal policial de Puerto Madryn que patrullaba la ciudad tomó conocimiento que un grupo de menores había ingresado a la escuela 750 comenzando un incendio. Los uniformados los detuvieron en el lugar. Y constataron que habían prendido fuego una pancarta que estaba en una pared, una cortina y un cesto plástico de residuos. A raíz de ello, personal de los bomberos voluntarfios locales tuvo que intervenir para apagar los focos ígneos. Los adolescentes fueron trasladados a una dependencia policiales e imputados por daño agravado. Los acusados son A. T. (17), J. C. (16), M. F. (17); quienes quedaron alojados en el Centro Orientador Socioeducativo (COSE), señaló la Fiscalía. La causa está a cargo de la funcionaria de la Fiscalía María Eugenia Vottero, quien formuló cargos por “daño agravado”. En tal sentido, el Código Penal prevé en su artículo 184 una sanción para el que dañe bienes de uso público, como lo es una escuela.