En el negocio redujeron a una mujer embarazada para apoderarse de la recaudación, se alzaron con más de 2.000 pesos y también se llevaron algunas prendas de vestir. El que fue detenido tenía todo y el que pudo escapar de la policía ya estaría identificado. El hecho ocurrió cerca de tribunales y el procedimiento con la detención del maleante fue en las inmediaciones del barrio Abel Amaya, en la zona oeste de la ciudad. Todo ocurrió este viernes a la tarde.

Fue después de las 19 cuando los malvivientes entraron a robar a una tienda de la avenida 9 de Julio al 200; el taxi al que subieron, que presuntamente los esperaba afuera del local comercial, tomó en dirección oeste y por las cámaras de seguridad que hay en distintos sectores de la ciudad la policía lo ubico, logrando alcanzarlo cuando estaba llegando a la zona del barrio Abel Amaya.

Allí, en las inmediaciones de Oris de Roa y 25 de Mayo el vehículo detuvo la marcha, bajaron corriendo sus pasajeros, fueron perseguidos y solo uno de ellos logró ser atrapado. Justamente, el que llevaba el botín. Ahora resta determinarse si el taxista tiene o no vinculaciones con los ladrones o qué responsabilidad le atribuirían en la investigación del hecho.

Fuente: Radio 3