Esta vez, es la concejala de Escobar, Miriam Pierotti , quien pone en evidencia manejos de corte clientelista por parte  de la fuerza gobernante. Lo grave del asunto es que, en esta oportunidad el clientelismo roza la ilegalidad, pues se trata de otorgar gratuitamente y sin prescripción médica, medicamentos que deberían venderse bajo receta.

Estos medicamentos cuyo origen se desconoce y habrían sido “donados” a la concejal son distribuidos sin control alguno en un local de Cambiemos. Está claro que el camino correcto hubiese sido entregarlos a un hospital y dejar el suministro de estas drogas en manos de profesionales.

Este tipo de conductas podría asociarse perfectamente a la intención de poblar la provincia de Farmacitys, donde se venden medicamentos entre papas fritas y artículos de limpieza.

Esta vez, la generosidad y solidaridad de Pierotti, pareciera ser en realidad, una grave irresponsabilidad que pone en peligro la salud de los bonaerenses.

¿Que opinás?

comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here