La zona comprende el eje cívico institucional de la ciudad y al hacer su recorrido, ya sea a pie o en bicicleta, es posible contemplar muchos de sus edificios significativos.

En el área se establecieron en 1580 los primeros pobladores españoles. Sus calles empedradas, farolas,  balcones,  patios con aljibe,  iglesias, museos, ferias, cafés notables y el tango que se percibe en cada esquina hacen del Casco un extraordinario testigo del tiempo y uno de los referentes fundamentales de la identidad porteña.

En él están emplazadas sedes de las Administraciones Nacionales y del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, así como otras construcciones emblemáticas.

Durante el verano, con el fin de conocer todos sus secretos, el Ministerio de Cultura de la Ciudad propone recorridos guiados y gratuitos durante todos los fines de semana de enero.

¿Que opinás?

comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here