Protesta en Caracas encabezada por Guaidó

177

El autoproclamado presidente de Venezuela participa de una nueva marcha. Este 2 de febrero se cumplen 20 años de la llegada de Hugo Chávez al gobierno de ese país.

Opositores venezolanos, liderados por el autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó, desafiarán este sábado en las calles al mandatario Nicolás Maduropara exigirle que abandone el poder, justo en la simbólica celebración del 20 aniversario de gobierno chavista.

Fueron convocados oficialistas y opositores en momentos de alta tensión, con un mandatario desconocido por parte de la comunidad internacional y un opositor con respaldo de Estados Unidos, varios países de América Latina y las potencias europeas.

La marcha opositora enviará “un mensaje a la Unión Europea” para agradecer a “todos esos países que muy pronto nos van a reconocer”, dijo el jefe parlamentario, que se autojuramentó el 23 de enero cambiando el panorama político de la larga crisis venezolana.

Los opositores, que se concentrarán frente a la sede de la UE en el este de Caracas, marcharán en apoyo al ultimátum que dieron a Maduro Francia, España, Alemania, Reino Unido, Portugal y Holanda para que acepte “elecciones libres” o de lo contrario reconocerán a Guaidó como presidente encargado.

Guaidó, de 35 años, se autojuramentó luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador” tras asumir el 10 de enero un segundo mandato que considera ilegítimo -al igual que parte de la comunidad internacional- por resultar de comicios “fraudulentos”.

Pero Maduro, 21 años mayor que su contrincante, asegura contar con China y Rusia y ser víctima de un golpe de Estado en marcha, en el que Washington usa de “títere” a Guaidó.

“Calle y más calle para defender la patria y la revolución”, lanzó Maduro a sus seguidores, que se concentrarán en la Plaza Bolívar, corazón de Caracas, a 10 km de la sede de la UE. Sin embargo, con cada marcha surge el temor a la violencia.

Disturbios dejaron la semana pasada unos 40 muertos y 850 detenidos, según la ONU, y en 2014 y 2017 dos oleadas de protestas se saldaron con al menos 200 fallecidos.

El 20° aniversario llega cuando el país sufre la peor crisis de su historia moderna, con una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% este año y su petrolera PDVSA, que financia 96% del presupuesto, colapsada.

En default y con una producción en caída libre, la estatal está siendo estrangulada por sanciones de Estados Unidos.

Huyendo de la crisis, con escasez de comida y medicinas, unos 2,3 millones de venezolanos (7% de la población) emigraron desde 2015, el mayor éxodo de América Latina en las últimas décadas, según la ONU.

En su “Plan País”, Guaidó ofrece la llegada de ayuda humanitaria, mejorar los servicios públicos -gravemente deteriorados-, frenar la hiperinflación, una nueva política monetaria y renegociar de la deuda externa, de unos u$s 150.000 millones.

Maduro, por su parte, culpa a la derecha y a las sanciones de Estados Unidos de la crisis, rechaza la ayuda humanitaria por considerarla la puerta a una intervención militar y promete “prosperidad”, aunque con el mismo modelo económico de control estatal.

La comunidad internacional y particularmente Estados Unidos inclinaron la balanza en este conflicto de poderes que inició a fines de 2015 cuando la oposición tomó el control de Parlamento, asestando la primera gran derrota electoral al chavismo.

Estados Unidos no descarta una acción militar ni sanciones adicionales; mientras Europa aumenta su respaldo a Guaidó.

Buscando una salida, la UE creará un Grupo de Contacto de países europeos y latinoamericanos de “90 días” de duración, mientras que México y Uruguay convocaron a una conferencia internacional con “países neutrales” el 7 de febrero en Montevideo.

Maduro ha llamado reiteradamente a una negociación, pero Guaidó insiste en que cualquier diálogo debe ser para definir la salida del “dictador”.