Las redes se inundaron de carteles que hablan de un nuevo caso de corrupción que los grandes medios informan como “una nueva operación K para desprestigiar al fiscal Carlos Stornelli”, el hombre encargado de llevar adelante la investigación de los “Cuadernos K”. ¿Es esto cierto? ¿Por qué te tiene que importar? Y más…

Hará un mes atrás el periodista Horacio Verbitsky publicó una investigación en el portal “El Cohete a la Luna”, en la que involucra al fiscal federal Carlos Stornelli en una red de extorsión y apriete contra el empresario Pedro Etchebest, que a su vez incluye a periodistas del Grupo Clarín, supuestos espías de inteligencia norteamericana, Alejandro Fantino, y más.

Para empezar y por si no lo sabes, los fiscales son funcionarios del Poder Judicial cuyo trabajo es determinar la dirección y pasos a seguir en las investigaciones que encierran algún proceso penal. A su vez, ellos están siendo vigilados por el Procurador General de la Nación, y su deber es clave en el funcionamiento del aparato judicial.

“Ramos Padilla”, no es más que el juez Alejo Ramos Padilla, el encargado de analizar las pruebas que un empresario, Pedro Etchebest, le entregó en el juzgado de Dolores donde trabaja.

¿QUIÉN ES CARLOS STORNELLI?

Dentro de los fiscales de la Nación, existen aquellos que construyen una carrera investigando casos que involucran a la Argentina en conflictos internacionales, otros a privados, otros a particulares, etc.

Para el caso de Carlos Stornelli, hay que tener en cuenta que hablamos de un hombre que llegó a su cargo dentro del Ministerio Público con la firma del ex presidente Carlos Saúl Menem. También fue el encargado de llevar adelante la investigación de la causa por tráfico de armas a Ecuador y Croacia, que derivó en el arresto domiciliario de Menem en junio de 2001.

Además, para 2007 fue el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires que sucedió a León Arslanian, bajo la conducción del ex gobernador Daniel Scioli. Despues tuvo un paso por Boca Junios, donde generó un vínculo con Mauricio Macri que lo llevó a participar de la Comisión de Seguridad del club xeneixe.

Cabe aclarar que esa comisión tuvo a Stornelli como integrante junto a otros destacados personajes de la Justicia, como el juez Ariel Lijo, los fiscales Raúl Plée y Gerardo Pollicita y el ex juez federal y ex ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Montenegro. También fue vocal titular de la Comisión Directiva del club, que hoy preside Daniel Angelici.

En la actualidad, Carlos Stornelli es el fiscal que lleva adelante la famosa “Causa de los cuadernos K”, que investiga una supuesta red de coimas, en base escritos de fotocopias de cuadernos de un ex chofer cercano al número dos de Julio De Vido, ex ministro K, y que complicarían a Cristina Kirchner. La causa está repleta de declaraciones de “arrepentidos”, que son los que le brindaron pruebas al fiscal Carlos Stornelli para avanzar en las investigaciones.

Es decir, Carlos Stornelli es quién investiga a los empresarios que figuran dentro de los cuadernos de Centeno en la supuesta maniobra de “coimas K”. Es el fiscal quien lee cada nombre y apellido y lo tiene que llamar a declarar, para determinar el futuro de cada implicado.

¿CUANDO ENTRA “RAMOS PADILLA”?

Como explicábamos al principio, todo esto nace de una denuncia del “Perro” Verbitsky, en la que relató como: “Un director regional de la DEA y sobrino del Escribano de Macri pidió 500.000 dólares a un empresario para no detenerlo y dijo que era una práctica habitual del fiscal Stornelli, con quien colabora”.

La denuncia explotó por todos lados. El “director regional de la DEA y sobrino del Escribano de Macri” que cita la nota, se trata del “falso abogado” Marlo D’Alessio, quien se encuentra detenido con prisión preventiva por orden la Justicia, y es quién paseó por distintos canales de televisión llegándose a sentar en la mesa de Animales Sueltos, noticieros de TN, escribir notas para Clarín, y más.

Esta información se hizo posible gracias a la valentía del empresario Pedro Etchebest, a quien D’Alessio le exigía medio millón de dólares, “a cambio de que no se investigara su presunta participación en delitos mencionada por el arrepentido ex presidente de la ONCA, Juan Manuel Campillo”, quien indicó a Etchebest como recaudador “entre propietarios de campos de orientación ganadera a cambio de beneficios” de la ex Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario”, dentro de la causa de los Cuadernos K.

Ante esta extorsión, el empresario filmó, fotografió y grabó a Marcelo D’Alessio fanfarroneando acerca de lo poderoso que és, de toda “la gente que maneja”, de cómo habla con Patricia Bullrich, con diputadas de Cambiemos, con el periodista Daniel Santoro de Clarín.

También cuenta detalles de la plata de los bolsos de José Lopez, de cómo Leonardo Fariña “hizo mucha guita desde la cárcel”, y más. Todo quedó registrado por cámaras que muestran a Stornelli con D’Alessio recibiendo dinero. Completa.

ENTRA RAMOS PADILLA

Teniendo en cuenta la potencia de las pruebas que presentó Etchebest ante el juzgado del juez Alejo Ramos Padilla, una comisión que integra el bloque de Diputados de la Nación citó al magistrado para exponer todo lo coleccionado en la causa.

Cabe aclarar que la Justicia allanó una residencia de D’Alessio en el barrio privado Saint Thomas, de Esteban Echeverría, en el que se secuestraron carpetas escritas en inglés, placas de la DEA que lo vinculan con la Embajada de los Estados Unidos, y computadoras con información muy sensible y, tal como detalló Padilla: “Sin contaminar”.

Con toda esta información, Alejo Ramos Padilla fue hasta el edificio anexo al Congreso de la Nación donde funciona la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados y ratificó cada una de las acusaciones que recaen sobre el fiscal Carlos Stornelli y Marcelo D’Alessio.

“Soy el juez de la causa, voy a tomar todos los recaudos necesarios para preservar la investigación, para preservar la integridad y los datos reservados de las víctimas, y no voy a hacer conclusiones, sino que voy a exponer la información recogida hasta el momento”, aclaró el magistrado al principio de su intervención en el Congreso del miércoles.

Durante casi 4 horas, el juez relató una por una todas las pruebas que pudo recopilar. Involucró a todos los ya nombrados, relató historias propias de películas de espías -en donde D’Alessio “presiona y quiebra” a ex funcionarios de Venezuela para lastimar a Nicolás Maduro-, nombró a un importante político ligado a Israel, y mostró audios donde D’Alessio defiende a Macri a capa y espada y entierra muy profundo al fiscal de los cuadernos.

¿PORQUE ESTO ME TIENE QUE INTERESAR?

Es cierto que más allá de todo esto que relatamos vos mañana te tenés que levantar temprano e ir a laburar igual. También es cierto que en tu vida cotidiana nada cambie una vez conocido este fallo.

Pero lo que uno no puede ignorar, nos guste o no, es todo el aparato de reglas y costumbres que nos rodea. Hablamos de años y años de historia de la humanidad hasta llegar acá. Ríos de sangre y de tinta que corrieron para poder eliminar a reyes que dictaban la ley de Dios, juzgar a dictadores que arrasaron minorías y mayorías, y generar este mundo como lo conocemos y que debemos mejorar.

Por otra parte, cabe resaltar que la causa que nos trajo a escribir todas estas letras no está juzgando el accionar de un delincuente común. Hablamos de agencias de inteligencia de los Estados Unidos, de un fiscal muy cercano al presidente de la Nación, de un posible agente que comandó operaciones para perjudicar a gobiernos de la región y que tiene vínculos probados con gran parte de la política partidaria, de celebridades de televisión, y más.

¿QUÉ VA A PASAR CON TODO ESTO?

Nadie lo sabe. Es imposible saber si esto impactará o no de cara a las elecciones. Lo que uno puede suponer es que es la causa puede impactar en la política nacional pero también en lo referido a la geopolítica de la región, ya que detalla operaciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, hoy en el centro de la agenda occidental.

Por lo pronto, el diputado de la oposición, Guillermo Carmona, presentará un proyecto de resolución para convocar a los embajadores de Estados Unidos e Israel para que expliquen si existe algún vínculo que los una con el falso abogado Marcelo D’Alessio. La Justicia argentina sospecha que D’Alessio forma parte de una red de espionaje ilegal.