Omar, un hombre de 59 años que sufre una afección cardiaca y está internado en el Hospital Posadas en grave estado de salud, necesita un cardiodesfibrilador implantable para poder seguir viviendo. Desde el Estado solo recibe trabas burocráticas y excusas.

Su hija, Soledad Rosales, habló con el programa radial Cambio de Frente (Miércoles 19 hs. FM Fribuay 90.7) y narró la pesadilla que está viviendo toda la familia por no tener ninguna respuesta por parte del Estado.

“Mi papá está internado desde el 4 de septiembre de 2018 en el Hospital Posadas. Estuvo en Unidad Coronaria un mes y ahí nos informan que va a necesitar un CDI que es un Cardiodesfibrilador implantable”, relata Soledad.

A raíz de la desesperación por la espera de este aparato y el riesgo que significa cada día sin él, Soledad recurrió a diferentes estamentos en búsqueda de una solución, pero siempre se encontró con puertas cerradas: “Mi papá no tiene obra social, entonces me mandaron al Hospital Paroissien a hacer los trámites, fui ahí, también al Ministerio de Salud y a la justicia. Pero todos me dicen que tengo que esperar”.

“Nadie sabe por qué está trabado, por qué no lo mandan. Mi papá ya se murió cuatro veces en el Hospital Posadas y lo revivieron. En el hospital ahora le mandaron una psicóloga pero lo que necesitamos es el aparato”.

Omar ingresó al Hospital Posadas en septiembre del 2018, mismo mes en que el gobierno nacional tomó la decisión de quitarle el rango de Ministerio a la cartera de Salud para que pase a ser una secretaría dependiente de Desarrollo Social.

 

¿Que opinás?

comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here