Cada vez más personas alivian síntomas de enfermedades crónicas mediante el uso de aceite de marihuana. Su consumo para fines medicinales es legal desde 2017 en Argentina, sin embargo el auto-cultivo sigue penado por la ley. ¿En qué quedamos?

¿Quién no tiene cerca  a algún familiar, amigo o conocido que esté enfermo? Hablamos de esa persona que puede padecer patologías físicas (Cáncer, Glaucoma), degenerativas (Alzheimer, Artritis), psicosomáticas (Asma) o neurológicas (Epilepsia, Esclerosis múltiple). Casi todas ellas tienen algo en común: su cura es una incógnita para la ciencia, por lo que el paciente debe someterse a tratamientos costosos y medicamentos con efectos secundarios negativos.

Desde hace algunos años, médicos de todo el mundo se han sorprendido por el impacto que tiene el aceite de cannabis en el proceso de recuperación de enfermedades severas. Hay mucho que ganar y muy poco para perder: tal como sucede con la marihuana de uso recreativa, ambas suponen un bajo grado de dependencia, no son factor desencadenante para consumir otras drogas y, debido a su proceso natural, se contrapone con otras sustancias dañinas como la nicotina, el alcohol o la cocaína.

Es sabido que la marihuana se usa como elemento medicinal desde hace más de 5000 años, aunque hace poco tiempo se está globalizando la idea de una posible solución para enfermedades graves y/o mortales. Emerge  como una alternativa a la medicina tradicional, la cual mueve miles de millones por año creando nuevos medicamentos. Lejos de curar, esas pastillas, sólo provocan otro problema para que el paciente compre un nuevo problema: así funciona el sistema.

Estudios han comprobado que el aceite de marihuana tiene propiedades anti-cancerígenas. Además, se ha verificado que en casos de glioblastomas el aceite funciona como un agente anti-tumoral. Los gliomas son formas severas de tumor cerebral, el cual desencadena casi siempre en la muerte. También puede ser una opción para las personas que padecen cáncer de próstata y de útero: son dos de las enfermedades más tratadas mediante la medicina “verde”.

Vale aclarar que también sirve para contrarrestar los síntomas de la quimioterapia (inapetencia, náuseas e insomnio), así como los dolores musculares propios que provienen de enfermedades que ataquen los músculos del cuerpo.

¿Por qué en nuestro país es legal el uso de la marihuana medicinal pero no así el auto-cultivo? Se necesita urgente una actualización en la ley actual, ya que mucha gente podría tener acceso a una solución para sus enfermedades mediante el auto abastecimiento. Abarataría costos y bajaría la tasa de mortalidad por patologías neurológicas y degenerativas que la medicina tradicional aún no sabido (o querido) curar…