“Los Espartanos”: el ejemplo de integración del equipo de rugby integrado por presos




Con el propósito de lograr la reinserción social de aquellas personas que están privadas de su libertad, la Fundación Espartanos realiza desde hace diez años un trabajo incansable que ya ha logrado bajar la reincidencia delictiva a través de valores transmitidos por la práctica del rugby, la educación, la espiritualidad y el aprendizaje de oficios, durante el período en el cual los internos cumplen su sentencia en la cárcel.

Las camisetas están listas, los árbitros preparados y los jugadores precalentando. Lo que en apariencia es un escenario común de cualquier partido de rugby, en realidad pasa a ser mucho más al tratarse de una cancha ubicada dentro del Penal N°48 de San Martín, donde el equipo Banco Hipotecario está por enfrentar a Los Espartanos. “En ningún momento sentimos incomodidad”,  Pablo Skiba, capitán de la visita.

En tanto Germán López, otro de los jugadores de Banco Hipotecario, explica: “Al llegar nos invitaron a conocer su pabellón, vimos frases de aliento pintadas en todas las paredes y recibimos cartas de bienvenida donde nos agradecieron y nos desearon suerte en el encuentro. De nuestro lado, esta vez, está Jonatan Coscia o Estrella, un jugador que fue parte de Los Espartanos y ahora le toca estar en Banco Hipotecario”.

El partido comienza y finaliza con total normalidad, ante la mirada de los guardias que van, vienen y disfrutan del partido, como si se tratara de un Los Pumas vs. All Blacks. “Como institución fue la primera vez que acudimos a un evento dentro de un penal. La mayoría llegó con muchas expectativas, prejuicios y temores. Apenas entrás, notás la gratitud y predisposición del equipo local para evolucionar en el deporte y transmitir esos valores a la vida misma”, indica Skiba, quien agrega: “En lo deportivo nos llevamos una gran sorpresa al ver el nivel y la ‘demencia’ con la que Los Espartanos entran a la cancha. Al concluir, compartimos un tercer tiempo con risas, anécdotas, y por sobre todas las cosas nos dimos cuenta de que uno da y recibe más de lo que dejó”.




Espartanos surgió en 2009, de la mano de Eduardo “Coco” Oderigo, un abogado penalista que jugó en el SIC y que es referente del programa que funciona en 55 unidades de 17 provincias argentinas, con 2.341 jugadores entre varones y mujeres. Su motivación inspiró y traspasó fronteras porque se replicó en países como España, Kenia, Perú y Ecuador.

Jorge “Negro” Mendizábal, uno de los fundadores de la organización sin fines de lucro explica: “Todo arrancó en la unidad N°48 de San Martín. A lo largo de los años, muchos voluntarios se sumaron al proyecto y destinaron su tiempo en diferentes actividades. Hoy tenemos en la cárcel cursos de yoga, de oficio, de inglés, de habilidades blandas. No hacemos nada para que un interno salga un día antes pero sí les damos las herramientas y los preparamos para que cuando llegue el día ellos puedan conseguir empleo”.

“Tenemos más de 60 empresas que se animan a darles trabajo a Los Espartanos una vez que recuperan su libertad. Este 2019, por ejemplo, hay 40 chicos que saldrán. Y nuestra misión es que ellos, a medida que crucen la salida de la cárcel, puedan conseguir un trabajo”, agrega para luego profundizar: “El 100% de Los Espartanos manifiestan lo que ha generado el rugby en su vida. Como la responsabilidad, el respeto, el sacrificio, la humildad. El verdadero partido ellos lo empiezan a jugar el día que recuperan su libertad”.

Pero así como el entrenamiento, el estudio y el respeto los impulsa a salir adelante, también es indispensable el rezo del rosario los viernes por la mañana, luego de un desayuno montado por un grupo de voluntarios. “Es fundamental la espiritualidad y es gratificante ver cómo los internos comienzan a cambiar sus vidas gracias a este deporte tan hermoso como lo es el rugby”, finaliza Mendizábal.

De los cientos de presos que ya pasaron por el programa, quienes salen en libertad siguen con la camiseta puesta dentro y fuera de la cancha: van a escuelas a dar charlas para contar del proyecto, participaron de un documental, y buscan inculcar a la mayor parte de la sociedad que no se trata de un deporte “violento”. Que el rugby es compañerismo, que salva vidas, que el rugby sana.

Un “haka” con los All Blacks

Una de las visitas más importantes que recibieron Los Espartanos fue la de los All Blacks en septiembre del año pasado. Allí, los bicampeones mundiales compartieron una tarde de anécdotas y actividades, donde no faltaron los tackles, los pases de pelota y las sonrisas, que se desdibujaron cuando los neozelandeses entonaron su histórico Haka. También, hace unos días, los fue a ver el tenista Diego Schwartzman.

En aquella ocasión, el equipo local formó para recibir a los deportistas visitantes y luego de los saludos y aplausos, se dividieron en cuatro estaciones para iniciar el entrenamiento. Los jugadores extranjeros, entre ellos Mike Cron, George Duncan, Tim Perry, Shannon Frizell, Richie Mo’unga, Veaea Fifita, James Iversen, Liam Coltman, Natahan Harris, Jamie Hamilton, Nehe Milner Sjudder, Patrick Turpulotu, Jack Goodhue y Scott Barrett, recorrieron los pabellones 8, 10 y 12 que alojan internos que participan del programa de rugby.

En las últimas horas, otra notable visita causó furor en la Unidad 48 de San Martín, luego de hacerse presente el tenista argentino N° 24 del mundo Diego “El Peque” Schwartzman, quien tras interiorizarse de los comienzos de la organización, argumentó: “Me trataron muy bien, charlamos y jugamos al tenis. La pasamos bien y fue divertido. Me sirvió escucharlos a ellos y saber cómo nació la idea de Los Espartanos”.

El encuentro tuvo como objetivo compartir un espacio de juego y distensión, pero también acercarles una experiencia a los reclusos de un deportista profesional, con relación al valor del esfuerzo, superación personal, las segundas oportunidades y la importancia de no permanecer caídos.

En octubre de 2015, el papa Francisco recibió a un grupo de representantes del equipo de rugby que reúne a personas privadas de su libertad del pabellón 8 de la Unidad 48 bonaerense, conmocionado por sus notables esfuerzos para salir adelante. Los promotores de la iniciativa, junto a los familiares de los reclusos, le habían presentado la propuesta al Sumo Pontífice unos meses antes, sin esperar una respuesta a cambio.

Sin embargo, tras conocer la historia, Francisco les grabó un video para alentarlos a perseverar. En esa ocasión saludó a los deportistas y les recordó que “en el arte de ascender lo que importa no es no caer, sino no permanecer caído”, les señaló, para meses más tarde invitarlos a viajar. “Cuando el Papa se enteró de nuestra historia y que rezábamos el rosario nos invitó a Roma para compartir un momento con él. Allí percibió que estábamos todos juntos, dormíamos juntos, todo sin diferenciarnos. Entonces nos dijo: ‘Esto es integración. Lo tienen que hacer en todos lados’”, explicó Mendizábal.

Todas las semanas, Jorge “La Chancha” Giménez, quien se desempeña desde hace seis años como coaching de UROBA (Unión de Rugby del Oeste de Buenos Aires), viaja hacia Junín junto a sus colaboradores para encabezar el entrenamiento de Gladiators, el equipo de internos de la Unidad Penal N° 13.

“Comencé a dar clases en el marco del programa nacional Probar Rugby”, indica Giménez , quien resalta a Carlos Zinani, presidente de la UROBA y a los profesores Gabriel López, Juan Scacagnola, Lucas Salice y Chapa Branca, como grandes compañeros dentro del proyecto en el cual, según dice, se utiliza al deporte como instrumento para crear mejores personas.

“Como lema tenemos tres palabras mágicas: que son ‘permiso’ , ‘perdón’ y ‘gracias’”, explica y resalta que, a medida que pasa el tiempo, “los cambios son notables”.

Más leídas

Romina Gaetani reveló los maltratos y amenazas que sufrió por parte de Darthés

Luego de haber contado haber sido acosada por el actor, la actriz y cantante brindó más detalles sobre su relación su colega...

Trelew: ciclista fue hospitalizada por chocar contra un taxi

Comenzada la tarde de ayer, se produjo un accidente vehicular, donde una joven que se desplazaba a bordo de una bicicleta,...

Se hizo pasar por médica, la descubrieron y hará horas comunitarias para evitar ir a juicio oral

Es una mujer que fue contratada para hacer guardias y atender emergencias. Hasta que la empresa descubrió que sólo tenía tres...