A partir de la próxima temporada, todas las competiciones de fútbol organizadas por la UEFA dejarán de utilizar la ley del gol de visitante para definir series. Volver a casa…

Cuando en 2005 se comenzó a implementar una regla que cambió considerablemente la forma de plantear los partidos en Sudamérica, ya en Europa se sabía cómo dicha norma había condicionado los partidos a nivel de equipos y selecciones. Con la excusa de evitar los tortuosos y dramáticos penales, a mediados de 60’s los dirigentes del viejo continente crearon la famosa y polémica “ley del gol de visitante”: a igualdad de puntos y goles en una serie, el team con más tantos en terreno ajeno pasaría de ronda.

Obviamente, hubo casos insólitos: en 2003, el Milán de Carlo Ancelotti eliminó a su archirrival Inter. Fue 0-0 de local y 1-1 de visitante. Históricamente, ambos cuadros juegan en la misma cancha (Giuseppe Meazza), por lo que se les debió haber considerado neutrales.

La idea del gol de visitante, en primera instancia, era la de beneficiar al equipo que definía fuera de casa y generarle una presión extra que cerrara la serie de local. Esto muchas veces generó el efecto contrario: el bando que comienza los 180 minutos hace todo lo posible para terminar el partido en 0, para poder quebrar el score en la vuelta y obligar al contrario a meter dos o más goles. Defender adentro y atacar afuera…

Otra controversia que radica en esta cuestión es simple y clara: se puede pasar de ronda sin anotar más que el otro equipo, incluso sin ganar ninguno de los dos partidos. No sólo eso: se puede dar vuelta una serie con apenas un gol, algo que puede ser sumamente frustrante para el perdedor.

Con la eliminación de la ley del gol de visitante (a partir de la temporada 2019-2020), volveremos a tener altas chances de definir series en prórroga y tandas de penales. ¿Se realizará lo mismo en competiciones de CONMEBOL?