Hoy se juega la final de la Europa League entre Chelsea y Arsenal en un partido que promete vértigo y drama. El sábado será el plato fuerte entre Liverpool y el otro equipo londinense: el Tottenham de Mauricio Pochettino.

A orillas del río Támesis se divisa una ciudad tan imponente como preciosa. Es la cuna del punk (Sex Pistols y Clash) y de la cultura Mod (The Who). Es la capital del país que popularizó el fútbol y una megalópolis inmensa. Londres llama al mundo y pone a 3 equipos finalistas si contamos las dos finales que asoman en el horizonte. El restante equipo que completa el póker británico es irónicamente el de la ciudad rival en cuanto a historia y cultura: Liverpool, el team más laureado a nivel continental con 5 Ligas de Campeones.

Cuesta ver a Manchester fuera del mapa actual, aunque esto tiene una explicación lógica. El United está lejos de sus días de gloria y está por debajo de los poderosos como Barcelona, Bayern Munich o Juventus. Por su parte, el City sufre del “síndrome PSG”: está fortalecido a nivel local pero siempre reprueba cuando le toca dar el salto de calidad en la Champions. No es un equipo copero, sólo un cúmulo de jugadores comandados por un jeque millonario.

Ahora revisemos algunas estadísticas interesantes en torno a esta semana de definiciones. Es la primera vez que cuatro equipos del mismo país se encuentran en esta situación: el furor del fútbol italiano en la década de 1990 estuvo realmente cerca de lograr este récord inédito. En 1990, 1995 y 1998 tres equipos tanos llegaron a ocupar tres lugares de cuatro entre Liga de Campeones y la antigua Copa Uefa. El último gran antecedente tuvo lugar en 2016: la máxima final fue madrileña (ganó el Real por penales ante el Aleti) mientras que el mano a mano en la Europa League tuvo como campeón al Sevilla frente a Liverpool.

Argentina podría hacer historia vía Mauricio Pochettino. Si su Tottenham vence a los Reds, será su primer trofeo en la máxima competencia europea (aún no ha disputado finales) y su DT se convertiría en el segundo DT no europeo (y segundo argentino tras el doblete de Luis Carniglia con Real Madrid en 1958 y 1959) en consagrarse en la Champions. Otros colegas de nuestro país estuvieron cerquita de lograr tremenda hazaña: Héctor Cuper perdió con Valencia en 2000 y 2001 vs el merengue y los teutones de Munich. Por su parte, el Cholo Simeone también saboreó esa sensación en 20014 y 2016, aunque no pudo contra su eterno rival de ciudad.

Londres llama. ¿El fútbol aparecerá? Todo indica que sí.