Jimena Barón se había grabado junto a Momo, su pequeño hijo, bailando un villancico navideño, convirtiéndose en tendencia en Noche Buena.

En el material se encuentra Morrison en primer plano, mientras detrás la actriz y cantante realiza sensuales movimientos en ropa interior. El clip que era parte de un saludo, generó muchos comentarios y la artista recibió un sinfín de críticas, algunas muy violentas.

Ante estos cuestionamientos, este jueves por la noche Jimena tomó una drástica determinación, cerrando su perfil en Instagram y su cuenta de Twitter, para alejarse por un tiempo de la violencia de las redes.