El hecho ocurrió el domingo a la mañana, alrededor de las siete, en un sector periférico de Dolavon, pero recién trascendió este lunes con la denuncia pública que hizo Bravo, quien afirmó –entre otras cosas—que el ex de su ex pareja debía cumplir una prohibición de acercamiento a ella y sus bienes y que había violado esa medida impuesta desde la Justicia, tras una sucesión de denuncias que le habría hecho la mujer por violencia de género y amenazas de muerte.  

“Les quemó la casa a mis hijas (…) y las dejó en la calle porque no les quedó nada, se quemó todo”, aseguró el padre de las nenas.

Fuente: Radio 3