Un increíble pozo en Ruta 7, en la zona de acceso a la Autovía Norte, se tragó literalmente un auto luego de que cediera el asfalto mientras un Volkswagen Gol circulaba en sentido Centenario-Neuquén. Allí viajaban dos hombres que, de milagro, no sufrieron heridas y están en buen estado de salud.

El hecho ocurrió antes del mediodía y, en estos momentos, personal de Bomberos y Policía se encuentra trabajando en el lugar. El tránsito se encuentra cortado desde Parque Industrial y, según advirtieron las autoridades, hay peligro de derrumbe en la zona donde ocurrió el hecho, en el desvío sobre Ruta 7 para acceder a la Autovía Norte. 

El conductor del auto, Guillermo Montejia, relató ante la prensa cómo fue el tremendo momento en el que se hundieron: "Veníamos andando y de repente desaparecimos. Teníamos puesto el cinturón de seguridad y eso nos salvó. Venía un camión atrás de nosotros y, si caía encima, no lo estábamos contando. Fue una desgracia con suerte". Agregó que, de milagro, el camión alcanzó a frenar y el chofer fue el primero que los ayudó a salir y, a los pocos minutos, llegó la Policía. 

Ambos ocupantes debieron salir por la puerta del acompañante ya que la del conductor no se podía abrir. "Teníamos miedo de que el asfalto nos aplaste pero estamos bien", aseguró el hombre, quien quedó con dolor en la cintura, mientras que el acompañante se lesionó levemente la rodilla.

Fuente; LMNEQUEN