“La viejita” le decían al occiso. Ese era hasta las últimas horas el único dato que manejaba la policía sobre la identidad del fallecido.

El hecho ocurrió después de las 15 en un lugar que está cerca de las chacras, del sector rural aledaño a Trelew. Fue entre las calles Larralde y Maipú desde donde alertaron que se estaba quemando una casa y como los bomberos tardaban demasiado en llegar los vecinos empezaron la tarea de tratar de sofocar el fuego como podían y con los elementos que tenían a su alcance: algunos baldes de agua y mangueras conectadas a alguna canilla.

Ya cuando la policía arribó al lugar nada se podía hacer para evitar que el fuego terminara de consumir por completo esa precaria construcción y más tarde se corroboró que adentro había un cadáver calcinado, el de un linyera que se había quedado dormido aparentemente esperando que regresara el morador de ese reducido habitáculo que había ido a comprar a un negocio cercano.

“Cuando llegó la primera comisión observó que la vivienda estaba totalmente incendiada y lo primero que hicieron fue sacar a los vecinos que intentaban apagar el fuego, para preservar la integridad física de los mismos”, dijo a Radio 3 AM 780 el comisario Jorge Calderero, jefe de la Comisaría interviniente. “Una vez sofocado el incendio se confirmó la existencia de un cuerpo sin vida en el interior de la casilla, el de una persona que sería un linyera que hasta el momento no hemos podido identificar”, agregó.

“O sea, es un NN que no era el morador de la vivienda, porque era un lugar en donde se juntaban varios vagabundos a tomar alcohol y el propietario había salido a comprar y cuando regresó se encontró con su casa totalmente incinerada y el cuerpo de una persona a la que él conocía solamente por un apodo”, acotó.

–¿Qué edad le calculan ustedes al fallecido? Se le consultó. “Teóricamente, tendría entre 50 y 65 años”, contestó Calderero. –¿Y en qué circunstancia se inició este incendio? Se insistió. “El incendio se originó en el interior de la vivienda, aparentemente, por un bracero, del que quedaron los restos, y las llamas que eran de una importante altura agarraron unos pastizales secos lindantes a la vivienda y después se propagaron hacia el campo”, indicó.

“Los vecinos más próximos intentaron apagar el incendio y cuando llegó el personal policial tomó la determinación de alejarlos del lugar porque se estaban exponiendo de manera innecesaria para sofocar un incendio que ya había tomado totalmente la vivienda”, explicó Calderero.

–¿Y por qué tardaron tanto los bomberos? ¿Se habrán equivocado de dirección? Se le consultó entonces. “Y a ellos les debe haber pasado lo mismo que a la policía; en primera instancia dieron una dirección que estaba a unas seis cuadras y después otra que era la del lugar del incendio”, contó el jefe policial. 

Los restos del infortunado estaba hasta las últimas horas en la Morgue Judicial de Trelew a la espera de algún familiar que se hiciera presente y que les aportara a los investigadores la identidad del fallecido.

La primera versión que había trascendido del hecho era que se trataba de un homicidio, pero el comisario Calderero la desestimó asegurando que no se habían observado en el lugar algún indicio de criminalidad

Fuente: Radio 3