La caída del poder adqusitivo afectó la comercialización de uno de los elementos más sensibles en materia de salud. Solo el 40% de los jubilados pueden comprarlos sin ayuda de algún familiar.

Según informó el sector farmacéutico, respecto al mismo mes del año pasado, la compra de medicamentos cayó un 13,8% en junio. El principal motivo fue el aumento de los precios de los remedios, que ascendió un 5,1% en ese mes.

El Salario Mínimo Vital y Móvil (SMV) aumentó un 6% en el mes de junio para ubicarse en los $ 12.500. Mientras tanto, los medicamentos sufrieron un aumento del 38% en seis meses lo que generó la peor caída de las ventas del corriente.

Según advirtieron, no sólo disminuyeron las compras en farmacias, hospitales y clínicas, sino que también cayeron los pedidos al por mayor. Desde la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) afirmaron que los descuentos de hasta el 70% que anunció el Gobierno, nunca se llevaron a cabo.

Los medicamentos que más disminuyeron su venta forman parte de la lista básica de remedios esenciales que elabora la Organización Mundial de la Salud (OMS), como por ejemplo, antihipertensivos o medicamentos para enfermedades crónicas.

También se desplomó la adquisición de medicamentos por venta libre. En ese rubro, las subas de precios fueron muy altas: los analgésicos, un 733%; ansiolíticos, un 705%; antiácidos, un 686%; antihipertensivos, un 658%, y antibióticos un 406%.