La noticia era esperada por todo el sector agropecuario, a partir de este sábado, las retenciones a las exportaciones suben un 9% y las retenciones a la soja alcanzan un total de 27%. 

La urgencia fiscal y económica obligó al gobierno de Alberto Fernández a tomar esta medida, además en la era Macri, los derechos de exportación estaban en un nivel excesivamente bajo. Si bien para los productores era un factor positivo, para la economía del país era asfixiante, ya que este faltante en la recaudación se intentaba compensar con la toma de deuda, lo que culminó con un sideral endeudamiento que superó el 90% en relación al PBI.

Además los pequeños productores se vieron afectados seriamente por la situación económica general derivada de las políticas del macrismo y muchos terminaron en la quiebra. 

Los exportadores venían pagando una suma fija por cada dólar exportado, 3 pesos para exportaciones industriales y $4 pesos para las del campo, luego de la brutal devaluación, estas cifras convirtieron a esa retención en casi una burla en términos reales.