Mientras que el gobierno con sus políticas de ajuste, con la devaluación y la inflación, liquidaron el poder adquisitivo de la clase media (ni hablar de los sectores vulnerables), destruyeron el aparato productivo y hundieron a millones de argentinos en la pobreza, los bancos fueron los grandes ganadores de este modelo económico macrista, con ganancias que se incrementaron en un 121%. Según un informe del Banco Central de la República Argentina, el sector bancario fue uno de los más beneficiados gracias a la crisis cambiaria que estalló con la megadevaluación del peso, lo que hizo que mejoraran de forma dramática sus balances en la moneda nacional. De acuerdo con el Informe sobre Bancos, las ganancias del sistema financiero alcanzaron los $23.199 millones en diciembre, acumulando en el año 172.106,2 millones de pesos. La cifra fue un 121,5% superior al resultado de 2017. Bestial. Los depósitos del sector privado mostraron un fuerte crecimiento, mientras que el crédito continuó con su caída estrepitosa. Según el Central, el capital regulatorio representó 15,8% de los activos ponderados por riesgo a nivel agregado, levemente superior al nivel de noviembre y de fines de 2017.