Todos conocen a Joaquín Arbe, el mejor maratonista argentino de la actualidad. Con la última actuación en el maratón de Buenos Aires, logró la plaza para clasificar a los Juegos de Tokio 2020 en los 42 kilómetros. ¿Su tiempo? 2 horas, 11 minutos y 4 segundos.

Si bien debe validar dicha marca, lo cierto es que quedó perfilado para estar entre los atletas albicelestes que competirán en Asia.

A pesar de ello, poco se conoce de su oficio, aunque él nunca lo oculta: es albañil y actualmente se encuentra construyendo parte de su hogar.

"Por ser lunes vamos a sacrificar un turno de atletic por algunas horas de trabajo 👍🤙😎
Seguimos sumando metros a la casa 🏠 🏔", escribió en sus redes sociales, mientras se lo ve trabajando en la ciudad de Esquel, provincia de Chubut, lugar donde reside junto con su familia.

Entrenado por Jorge Basiricó y mientras espera definir un nuevo contrato con una marca deportiva (¿Adidas o Nike?), si bien no descuida su entrenamiento, sigue reacondicionando su casa, debido a que recientemente fue papá de nuevo y necesita "más espacio".