La caballerosidad deportiva y buena ley también se ve en el atletismo de alto rendimiento en Argentina. El mejor ejemplo estuvo en los 10k de Villa Mercedes, en Santiago del Estero. 

Joaquín Arbe venía liderando la competencia, pero en una bifurcación de camino (se dividía la distancia entre los circuitos de 5k y 10k), se equivocó de camino.

En ese momento, el escolta Julián Molina pudo sacar ventaja de la situación y pasar al frente, pero prefirió "competir en buena ley" y avisarle al atleta de Esquel sobre la equivocación.

Allí fue cuando Arbe retomó el camino indicado y entre los dos terminaron definiendo la prueba en los metros finales.

Arbe se quedó con la victoria por apenas un segundo, lo que deja en claro que de no avisarle del error, lo hubiera tenido a Molina como vencedor.

"No sentí que fuera lo correcto. Prefiero correr de esta manera", expresó tras completar la prueba.