La historia de Eric Domingo y su madre Silvia les arrancará una sonrisa a los amantes del running. Los dos se anotaron en la maratón de Sevilla y tuvieron un gran papel. ¿Lo llamativo? La mujer está en silla de ruedas, pero entre los dos intentaron alcanzar el récord en la distancia.

Con los jueces del libro Guiness como jurado siguiendo los pasos de cerca, cruzaron la meta apenas por sobre las tres horas de competencia.

En total, fueron 3 horas y 30 segundos.

A pesar del gran tiempo, no lograron alcanzar el mejor tiempo del mundo, que data de dos horas, 58 minutos y 40 segundos.

El hecho de terminar detrás del mejor tiempo no opacó la gran labor que hicieron, y al cruzar la meta se llevaron todos los aplausos.