El 11 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Montañas, una jornada ideal para generar conciencia sobre la importancia de las montañas para la vida, destacar las oportunidades y limitaciones en el desarrollo y crear alianzas que apunten a lograr cambios positivos en los cerros y en las tierras altas del mundo.

De acuerdo a datos estadísticos, las montañas albergan el 15% de la población mundial.

Además, son el hogar de un cuarto de los animales y plantas terrestres y suministran agua dulce para más de la mitad de la humanidad.

A pesar de esto, el cambio climático y la explotación industrial las ponen en riesgo. 

A medida que los glaciares de montaña se derriten, los habitantes de las alturas —entre los más pobres del mundo— afrontan mayores dificultades para sobrevivir a causa de los desastres naturales.

Es por eso que el Día Internacional remarca la problemática que afronta la población que vive en ellas, y que muchos de los residentes no tienen otra opción que abandonar sus hogares, lo que lleva al abandono de la agricultura, la degradación del suelo y la pérdida de valores y tradiciones culturales.

La educación y la formación, el acceso a empleo y mejores servicios públicos podrían garantizarles un futuro mejor.

El 90 % de los habitantes de las montañas del mundo vive en países en desarrollo, donde la gran mayoría vive por debajo del umbral de la pobreza y 1 de cada 3 se enfrenta a la amenaza de la inseguridad alimentaria.

Al mismo tiempo, las montañas aportan el 60-80 % del agua dulce en el mundo – sin la cual el desarrollo sostenible, cuya meta es eliminar la pobreza y el hambre, no sería posible, además de desempeñar un papel clave en el suministro de energía renovable, especialmente a través de la energía hidroeléctrica, eólica, solar y el biogás.

¿Cómo nació el pedido de este Día Internacional?

En 1992, de acuerdo al documento "Ordenación de los Sistemas Frágiles: Desarrollo Sostenible de las Zonas de Montaña", expresa en el capítulo 13 el planteamiento de la situación. Así, fue promovido por las Nacional Unidas como un plan de acción sostenido.

Gracias al creciente interés de la población mundial acerca de la importancia de las montañas, la Asamblea General declaró en 2002 como Año Internacional de las Montañas, y a partir del 2003 se celebra cada 11 de diciembre.