No importa cómo esté uno, al hacer actividad física el estado de ánimo nos cambia y somos más felices.

Sucede que hay una respuesta sencilla: correr libera endorfinas. Cada vez que salimos a correr o a andar en bicicleta, nuestro cuerpo segrega sustancias químicas conocidas como endorfinas, que ejercen de neurotransmisores.

Estas son las encargadas de generarnos buenas sensaciones. Es por eso que salir a correr, o a hacer actividad física en generar nos otorga múltiples beneficios para nuestra salud, desde mantenernos en forma hasta tener mejor humor.

Los estudios demostraron que al terminar de correr, los niveles de endorfinas son mayores en nuestro cerebro que al empezar.