El submarino ARA San Juan llegó a ser para el ex comandante Guillermo Tibaldi su "segunda casa", tal como él mismo lo definiera en diálogo con Más Aire.

El triatleta que completó un Ironman en cada continente y tiene una larga trayectoria que lo une al deporte. Además, es un experto en submarinos.

Con 64 años, nació en Capital Federal y vivió en un sinfín de lugares, pero terminó por enamorarse de Mar del Plata en 1983, cuando realizó su especialización en submarinos en la ciudad de la Costa Atlántica.

Es por eso que cuando sucedió la tragedia, Tibaldi sintió un duro golpe, al igual que muchos otros integrantes de la Fuerza Naval.

Así fue como decidió correr 1600 kilómetros hasta llegar a la base del Aconcagua y luego subir hasta lo más alto. Era su forma de "recordar a los marinos".

Con muchos de los tripulantes del ARA San Juan tenía una gran relación, por lo que esta travesía la bautizó la "Expedición homenaje al submarino San Juan y sus 44 tripulantes".

En octubre comenzó con su plan, avanzando alrededor de 30 kilómetros por día. A mediados de enero de 2020 llegó a la cumbre del Aconcagua, a 6962 metros de altura.

¿El punto de partida? La base naval de Mar del Plata, donde habitualmente se lo veía al submarino.

Muchos preguntaron cómo fue su preparación y para eso, Tibaldi contó el secreto: “Esto que voy a hacer es una travesía que se asemeja a una ultramaratón y no hay mucho escrito, por lo que me entreno sólo". 

La trayectoria

El ex comandante integró la Plana Mayor de la Fragata Libertad, entre otros roles. Al mismo tiempo, también tuvo un costado deportivo con exigencias extremas.

Antes de 2020, subió dos veces a la cima del Aconcagua (el cerro más alto del continente y el segundo pico en el mundo), logró el primer puesto en la Competencia Nacional de Supervivencia en Selva y Monte en 1999 y completó un Ironman en todos los continentes.