Si amas al running, es imposible que no te sientas identificado con este sensacional poema del uruguayo Marciano Durán.