La Maratón de Dubai no tuvo nombres rutilantes entre sus corredores de élite, pero si contó con un nivel muy parejo y una competencia que se definió en los últimos 200 metros, con 11 corredores bajando las 2 horas y 7 minutos.

Con apenas 20 años, el etíope Olika Adugna Bikila se adueñó de la competencia, con 2 horas, 6 minutos y 15 segundos.

En los 44 segundos restantes llegaron 10 participantes más.

La oveja negra de la competencia fue la ganadora entre las damas, la etíope Worknesh Degefa, que es sponsoreada por la firma Adidas.

¿La curiosidad? Todos utilizaron las Nike Vaporfly que se hicieron famosas en los pies de Eliud Kipchoge.

A la espera de la resolución de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y con el interrogante sobre si se podrán usar en la Maratón de Londres, que tendrá a los dos hombres más rápidos del mundo con dicho calzado (Bekele y Kipchoge), hoy son las elegidas por los más veloces.

De hecho, el keniata Rhonex Kipruto alcanzó el récord del mundo en los 10k de ruta en apenas 26 minutos y 24 segundos y fue noticia...¡por no usar ese calzado!

Según los estudios de muchos expertos, los atletas que usan ese calzado pueden reducir sus marcas en un tiempo estimado de 4 a 6%.

Hoy se habla en todo el mundo de esas zapatillas y el mundo está a sus pies, siempre y cuando pasen la revisión y sean aceptadas.