Hace tiempo que Boca puso los ojos en el atacante peruano, que además fue determinante para que su Selección esté dentro del Mundial de Rusia 2018. Su representante, habló con los medios y expresó el contacto que hubo con el club pero que todo dependerá de las elecciones venideras.

"Le encantaría jugar en Boca, pero su cláusula de rescisión es de 4,5 millones de dólares y sin eso es imposible que salga. Paolo está esperando que pasen las elecciones para que las negociaciones tomen una forma más definitiva", dijo Balbi en diálogo con Súper Mitre Deportivo.

"Le gustaría ir a Argentina y especialmente a Boca. Sé que la gente del club ya estableció contacto con el Inter, pero aún no sucedió nada. Fueron simples preguntas" agregó.

Si Boca quiere contar con Guerrero en su plantel, tendrá que hacer un esfuerzo importante: "En Inter tiene un vínculo cuantioso y dura hasta agosto de 2021. No va a irse simplemente para cumplir un sueño, tiene una familia y es feliz en Porto Alegre" cerró el representante del jugador.