El humor social en Chile no mejora. Más allá de las medidas y cambios varios de Gabinete, el Gobierno de Sebastián Piñera no logra calmar a la gente y, ya, empezó a tomar la decisión de no albergar eventos y compromisos internacionales que lo tenían como sede.

"Nuestro gobierno, y con profundo dolor, ha resuelto no realizar la cumbre de APEC que estaba programada para el mes de noviembre, y tampoco la COP que estaba programada para el mes de diciembre", anunció Piñera y agregó: "Tengo siempre que poner y ratificar los intereses de los chilenos".

“Esta ha sido una decisión muy difícil, una decisión que nos causa mucho dolor (…) pero hemos basado nuestra decisión en un sabio principio de sentido común”, prosiguió el mandatario en declaraciones brindadas desde el Palacio de Gobierno de Chile. "Cuando un padre tiene problemas siempre tiene que privilegiar a su propia familia", ejemplificó.

La APEC es un foro multilateral creado en 1989, con el fin de consolidar el crecimiento y la prosperidad de los países alrededor del Pacífico, que trata temas relacionados con el intercambio comercial, coordinación económica y cooperación entre sus integrantes.

Tampoco se realizará en Santiago la cumbre de COP25,  a la que iba asistir el presidente de Estados Unidos Donald Trump. La COP es la "Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático".

Piñera anunció que tiene como prioridad "restablecer plenamente el orden publico, la seguridad ciudadana y la paz social" e "impulsar con toda la urgencia que se requiera la agenda social para responder las demandas de los ciudadanos".

Habrá que ver si al final Única de Copa Libertadores es el próximo evento internacional que Chile cancela. La próxima semana, se reunirían en Santiago, Alejandro Domínguez, mandamás del ente Sudamericano, con el mismísimo Sebastián Piñera. Pero la cuestión, lejos de pacificarse, se complica aún más.