“La bronca con él nace por el partido con los ingleses. Él jugaba en el Manchester United. No me pareció verlo jugar parar el equipo, y dicen los muchachos que él paró el equipo. Cuando yo lo cité en la cancha de River lo empezaron a putear todos y yo le paré la puteada. Después me paga haciéndolo hablar al padre que dijo que yo llevé al hijo de vacaciones. ¡El hijo no estaba para jugar! No habló cuando me fui, dejó que se muriera la amistad. Eso me dolió mucho. Por eso se lo dije en la cancha en Roma y me dijo ’a mí no me boludees'. ¡Yo le dije que le peleaba donde quisiera! Porque yo te llevé a Boca, no te llevó ni Bilardo ni Macri”, contó Maradona.

La diferencia esta vez fue que la Brujita salió a responder en diálogo con FM La Redonda, cuando le consultaron por lo sucedido.

"Hay una cosa que no soy, y es ni vigilante ni botón. Traté siempre de mantenerme al margen de ciertas cosas. Cuando se habla tanto de lo que pasó y del cómo, es porque también del otro lado hay una cuestión,  que me excede a mí. Sí realmente me enojó que haya dicho que la Gata es mi amigo, y la Gata es un hermano desde que llegó a Estudiantes. Eso sí me enojó, no es mi amigo, es mi hermano, mucho más que eso seguro", expresó el exjugador.

Además, quien ahora cumple el rol de presidente en Estudiantes, agregó: "Particularmente nunca me manifesté en nada, ni hablé de nadie. A mí se me viene faltando el respeto de manera frecuente, ¿por qué yo tendría que tomar la decisión de acercarme? No tengo necesidad. Si vos sos amigo de alguien y te duele tanto, las cosas se solucionan de otra manera".

Y para cerrar, casi como una invitación a pelear, tiró: "Adelante de una cámara todos somos malos y guapos. Es difícil confrontar, sentarte de frente, mirándote a los ojos y decirte las cosas. Traté siempre de manejarme de esta manera. Yo ando solo en la calle, y me vas a encontrar solo siempre".