Se conocieron datos de un nuevo informe de la AAIB (División de Investigación de Accidentes Aéreos británica) sobre el trágico accidente que le costó la vida al futbolista Emiliano Sala y al piloto David Ibbotson.

¿Qué dice el informe? Que el jugador y el piloto pudieron sufrir la perdida de conocimiento por inhalar grandes cantidades de ese gas, el cual estaba presente en la aeronave. 

Según los datos aportados por la AAIB, Sala estuvo expuesto a altos niveles de monóxido de carbono antes de fallecer. Al igual que el piloto de la avioneta monomotor Piper Malibú que se precipitó cuando intentaba cruzar el Canal de la Mancha.

Las pruebas toxicológicas indican que el delantero del Cardiff estuvo expuesto a una cantidad tan elevada del gas que éste le podría haber provocado un ataque al corazón o, incluso, haberlo dejado inconsciente antes del impacto contra el agua.

Según dice el informe y subraya "Marca" a la misma exposición podría haber estado expuesto el piloto, David Ibbotson, cuyo cuerpo jamás apareció. En eso entra a jugar la especulación, porque nunca se pudieron recuperar los restos del piloto. 

La aeronave en la que viajaban ambos perdió contacto con el radar de la isla de Guernsey el pasado 21 de enero. Las autoridades de la isla suspendieron la búsqueda del futbolista tres días después del accidente. Luego, se reanudó en una búsqueda privada que tampoco arrojó resultados satisfactorios, pero sí logró hallar el fuselaje y, luego, el cuerpo de Sala.

Fuente: Doble Amarilla