Marcelo Tinelli dio un paso al costado en San Lorenzo y presentó su renuncia ante la Comisión Directiva. El presidente, que se encontraba de licencia, se tomó unos días para pensar y, durante la tarde del sábado, comunicó su decisión final en las redes sociales.

"He decidido dejar mi cargo como Presidente de San Lorenzo de Almagro", inició en su carta. "Pero los deseos de uno y la realidad que se expresa en cada momento, muchas veces no van de la mano", sentenció.

Por eso, con todas las cartas sobre la mesa, en el Cicló ya comienzan las reuniones para ver hacia donde irá el nuevo futuro del club y quiénes serán las nuevas autoridades al mando de la institución.

Si bien en los últimos meses, con la ausencia por licencia de Tinelli, Horacio Arreceygor fue quién debió asumir en el cargo de presidente, lo cierto es que la toma de decisiones recayó mucho más sobre sobre Matías Lammens, actual Ministro de Turismo y Deporte y vicepresidente tercero del club.

Y este contexto se vio más que reflejado en la última decisión importante que tomó San Lorenzo: la elección de Pedro Troglio cómo entrenador del primer equipo. Justamente, fue Lammens quién estuvo en contacto permanente con el DT y la cabeza principal para el trabajo del día a día.

Entonces, si el actual Ministro decide continuar en la vida politica del club, parecería que todo continuaría con ese régimen. Arreceygor, la principal figura pública, pero que trabajará en mutuo acuerdo con Lammens. 

Horacio Arreceygor
Horacio Arreceygor

El manager que quiere Lammens para San Lorenzo:

Dada la tensa e irregular situación futbolística que vive el Ciclón, en la dirigencia pusieron primera para conseguir un nuevo manager que pueda comenzar a trabajar pensando en el próximo mercado de pases del futbol argentino.

Y el nombre que pica en punta es Armando Mario Husillos, el ex futbolista que vistió los colores de San Lorenzo entre 1982 y 193. Actualmente se encuentra sin trabajo en España, pero cuenta con una gran experiencia como director deportivo tanto en Málaga como en West Ham United.

Aunque todavía no avanzó demasiado la negociación, desde Boedo intentarán seducirlo con el ofrecimiento de un poder total de decisión respecto del próximo entrenador tras la salida de Troglio.