La Superliga de Turquía finalizó la primera fecha con una situación insólita entre dos jugadores del mismo equipo durante el partido entre Giresunspor y Galatasaray en el estadio Çotanak de la ciudad de Giresun.

Todo ocurrió a los 18 minutos del segundo tiempo cuando el conjunto visitante ganaba por 2-0. El equipo estaba por delante en el marcador y todo marcaba bien para los propios jugadores, pero luego de un encontronazo entre el mediocampista brasileño, Marcao, y el delantero turco, Kerem Akturkoglu, la tensión colmó todo el estadio.

Algunos jugadores contrarios fueron testigos privilegiados y le reclamaron la expulsión para ambos. Las imágenes fueron elocuentes y el arbitro le sacó tarjeta roja a Marcao, mientras que los compañeros intentaban tranquilizarlo y separarlos de su compañero de equipo. 

Los problemas iniciaron cuando Akturkoglu se le acercó a Marcao para hablarle, pero algo no le cayó bien al defensor brasileño y decidió acercarse cara a cara con el delantero. Luego de increparlo, le arrojó un cabezazo y no conforme con eso, le tiró un golpe que recién pudo advertir el árbitro a instancias del VAR.

El incidente frenó el partido por cinco minutos y antes de la reanudación, el entrenador del Galatasaray, Fatih Terim, decidió reemplazar al joven de 22 años, Akturkoglu, por Emre Kılınç. Más tarde el DT declaró: “El incidente no fue nada agradable. Vamos a proteger al joven Akturkoglu y actuaremos a nuestra manera con Marcao”.

La repetición del VAR durante la transmisión del encuentro

El sudamericano de 25 años, arribó al conjunto turco en 2019 luego de pagarle cuatro millones de euros al Chaves de Portugal por su pase. La de este lunes es su tercera expulsión en 107 partidos con el club. El defensor surgió del Avaí F. C. y estuvo cedido a cuatro clubes, pero ahora habrá que ver cuál será la sanción que recibe por su falta de conducta.

Los conflictos desviaron la mirada del marcador, pero el conjunto de Estambul finalizó el partido a su favor luego de ganar 2-0 en la primera fecha de la Superliga y quedó cuarto en la tabla por la diferencia de goles con los demás equipos.

Insólito: Un jugador de Galatasaray le pegó a su propio compañero