El chileno se había recuperado de la lesión de ligamentos cruzados de la rodilla izquierda y convirtió en un refuerzo inesperado del Rojo para el mediocampo en un momento en el que parecía que se iban mas jugadores de los que entraban. 

 

Ahora se complicó el panorama ya que el entrenador deberá esperar tres semanas para poder volver a contar con Hernández.