Gimnasia venció 2-1 a Atlético Tucumán cómo visitante en el José Fierro con un doblete de Cristian Tarragona. El encuentro que se preparaba para una fiesta por el festejo de los 120 años de Atlético, terminó completamente opacado por la violencia de los hinchas sobre los protagonistas del partido en el campo de juego.

En un encuentro caliente, con fallos polémicos y expulsiones, los árbitros quedaron en el centro de la escena tras sufrir agresiones que llegaron desde las tribunas. 

Un piedrazo cayó muy cerca de Damián Espinoza y, luego, el segundo línea José Castelli recibió un impacto en el ojo por un rollo de serpentina. El partido tuvo que se demorado algunos minutos y ambos árbitros fueron atendidos por los médicos.

Espinoza recibió muy cerca un piedrazo

A los 13 minutos del segundo tiempo el árbitro principal, Jorge Baliño, marcó penal para Gimnasia, pero durante la espera por la ejecución, los hinchas tucumanos lanzaron una piedra enorme hacia el campo de juego. Más precisamente un pedazo de escalón.

Para suerte de los protagonistas, el objeto no lastimó a nadie. Baliño frenó el encuentro, tomó la piedra del césped y fue advertirle a la policía presente. Luego, el penal se ejecutó y el Lobo convirtió el 2 a 1. Pero no era lo último ...

Minutos después, otro hincha que no se llegó a observar por las cámaras de TV, arrojó otro instrumento y golpeó a Espinoza en la cara. La zona afectada se inflamó en segundos y los médicos ingresaron al campo de juego para atenderlo rápidamente. “Una más y me voy”, avisó Baliño.

Partido caliente en Tucumán: Los hinchas arrojaron piedras y proyectiles al campo de juego

A pesar de las demoras, el partido continuó y Gimnasia se llevó los tres puntos para La Plata.

Así, el Decano quedó último de su grupo tras lograr una única victoria y sufrir seis derrotas y dos empates. 

Tarragona se quejo de las serpentinas que cayeron en la cancha