En la previa del duelo entre Corinthias y Boca, por el Grupo E de la Copa Libertadores, la hinchada Xeneize vivió momentos de tensión cuando la policía militar brasileña ingresó a las tribunas para detener a un hincha que hizo gestos racistas hacia la parcialidad local.

Mientras los fanáticos alentaban por el equipo argentino, un hombre estaba moviendo sus brazos y piernas simulando ser un mono. El típico y repudiable insulto con los hinchas brasileños que, de a poco, empieza a ser menos común.

Sin embargo, al quedar filmado teniendo actitudes xenófobas con la hinchada rival, la seguridad lo retiró del estadio a la fuerza y lo llevó detenido hacia la comisaría más cercana. Para la Justicia brasileña esto está encuadrado como un delito de difamación racial y el argentino podría recibir una condena de hasta tres años, con una multa económica. 

Este caso no es aislado. Días atrás, cuando River recibió a Fortaleza por el Grupo F también sucedió una situación similar que provocó una suspensión de seis meses por parte del club hacia el socio.

El fanático argentino le tiró una banana a los brasileños en el Monumental y recibió la condena de muchos. Además de la sanción que impuso el conjunto de Núñez, el hombre deberá participar de un curso de concientización en el INADI.

Ahora, teniendo en cuenta ambos casos, Boca deberá tomar cartas en el asunto y determinará si el hincha será sancionado, o no.

El momento en que se llevan detenido al hincha de Boca
El momento en que se llevan detenido al hincha de Boca