El entrenador de Vélez Sarfield, Gabriel Heinze, terminó a los gritos con un plateista que le pedía con mucha insistencia que hiciera ingresar a Fabián Cubero.

El futbolista de 40 años fue suplente, y durante todo el segundo tiempo los hinchas corearon su nombre para pedir su ingreso al campo de juego. Pero uno de los plateistas fue más efusivo que el resto, y el técnico Gabriel Heinze lo notó.