El DT, que se consagró en la Copa América Centenario con Chile, admitió que el objetivo en su mente es "ganar la Libertadores, la Superliga, y todos los torneos que tengamos enfrente" y que "hay material para que el equipo cumpla con las expectativas".

¿Cerro Porteño? No, el primer obstáculo del ex técnico de La Roja será aclarar las situaciones de Blandi y Reniero por las que se manifestó: "Blandi tiene que pelear como lo van a hacer todos. El cambio de la mentalidad del jugador tiene que venir desde su inteligencia, de saber qué lugar ocupa en el plantel". La situación de Reniero en cambio es distinta: Pizzi aclaró que para ellos es muy importante ya que "puede jugar detrás del 9, en el centro del área, con dos atacantes… Tiene muchas cualidades". Lo cierto es que nadie tiene su lugar en en los titulares confirmado: "Tienen que trabajar, después elegiré a los que están mejor", aseguró.

Algo que deberá lograr también Juan Antonio es imprimir su idea de juego en el equipo, cosa que no pudo lograr Almirón cuando estaba al mando. Se describió a sí mismo como "muy elástico con los sistemas de juego. Me gusta tener la iniciativa de juego, el protagonismo" y adelantó lo que buscará lograr en sus partidos: "El balón en poder de tu equipo te permite tener más posibilidades. Por eso, trabajamos mucho en la posesión. Estamos dispuestos a asumir riesgos y a tratar de convencer a los jugadores de una idea".

En diálogo con TyC Sports, el técnico con experiencia mundialista contó que buscará "armar un plantel compensado" y que tienen que estar preparados para cualquier imprevisto que pueda surgir debido a que les "haría muy mal una posible venta de algún jugador". Agregó que "mucha gente se ha incorporado y otros se marcharon. Se sumaron varios chicos al plantel profesional" pero aún así, "el hincha tiene ilusión, hay material para que el equipo cumpla con las expectativas".