La estatua del delantero sueco Zlatan Ibrahimovic y una de sus viviendas en Suecia sufrieron actos de vandalismo en las últimas horas tras anunciar que se convertía en copropietario del Hammarby, rival del Malmo, el club que lo vio nacer como jugador profesional.

La escultura en bronce de casi 3 metros situada entre los dos estadios de fútbol inaugurada el mes pasado, fue pintada anoche y atacada con bengalas, además de aparecer escrita la frase: "Muere, gitano".

CapitalSportsFM on Twitter

Ibrahimovic se desempeña actualmente en Los Ángeles Galaxy, club de la Major League Soccer que dirige Guillermo Barros Schelotto.

Hace un mes viajó desde Estados Unidos, donde ha jugado las dos últimas temporadas, a su ciudad natal para inaugurar la estatua, un regalo de la Federación Sueca por ser el máximo goleador de la historia del equipo nacional.