River arrancó con todo y marcó una notable diferencia tando desde loindividual como desde lo colectivo. A los pocos minutos ya tenía a Binacional en un arco, y salvo por un descuido, lo demás fue un trámite. 

 

La apertura del marcador no tardó en llegar y se hicieron triangulaciones, tijeras, y variantes por los costados. Luego del primero, la catarata de goles llegó solo, y hasta la nueva adquisisión del equipo, el ex gimnasista Nacho Fernández marcó en el arco contrario sumando a la gran diferencia. 

 

Sin dudas, si continúa por este camino, el equipo millonario se consagra como uno de los grandes candidatos a obtener la tan ansiada copa de los conquistadores de América.