Muchos hinchas de Rosario Central con entrada en mano se quedaron afuera del clásico rosarino con Newell's. Según informa La Capital, muchos simpatizantes del Canalla abonaron la entrada y, a las 15, se encontraron con que las puertas del Gigante de Arroyito ya habían cerrado por capacidad del estadio colmada. Ahí empezaron las corridas y los incidentes.

Los fanáticos, con sus tickets en mano, pasaron de una puerta a otra para intentar ingresar y se chocaron con las barreras policiales. Acto seguido, los efectivos de seguridad intervinieron para dispersar a los enfurecidos socios: hubo corridas, golpes, balas de goma y gases lacrimógenos. ¿El resultado? Muchos hinchas, enojados, se quedaron sin ingresar al estadio.

Pablo Gato Gavira on Twitter

En diálogo con Domingol por TyC Sports, el director de seguridad de Santa Fe, Diego Maio, acusó al equipo auriazul de vender más tickets de los habilitados en el Gigante: "Hay más hinchas en el estadio que la capacidad habilitada. La situación se desbordó cuando cerramos las puertas. Queremos ver si hubo mayor cantidad de entradas o si hubo más personas de las que hay habitualmente: entraron más de 41 mil hinchas y la capacidad del estadio es de 39 mil", expresó.

Tras los incidentes, el presidente de Rosario Central, Rodolfo Di Pollina, pidió disculpas a los simpatizantes y manifestó que habrá resarcimiento para todos aquellos hinchas que compraron entradas y se quedaron afuera del clásico con Newell's. ¿Se viene sanción para el club?

Nano Sanguinetti on Twitter

Fuente: Doble Amarilla.