El atacante del Decano, Leandro Díaz, salió reemplazado luego de una paralitica. Rápidamente fue intervenido quirurgicamente y estuvo cerca de perder la pierna. Si no hubiese sido por la intervención de los médicos, el desenlace hubiese sido dramático.

"Por el trauma, se hace una inflamación y un sangrado adentro del músculo, en este caso el muslo, que aumenta la presión. Eso produce en el músculo una isquemia, o sea que no te llegue sangre. Al no llegar ni sangre ni oxígeno, empieza a necrosarse, a morirse el músculo. Esa misma presión puede llegar a colapsar algunas arterias importantes como la femoral. Eso genera que si uno no actúa rápido con una fasciotomía para descomprimir y que tenga espacio el músculo para que ese edema pueda expandirse y no colapsar, puede ocasionar con el tiempo la pérdida del miembro" fue lo que le explicó José Saab, médico del club.

 

Tras esta explicación y con las correspondientes cirugías, el jugador evolucionó favorablemente. Luego de nuevas resonancias y estudios médicos, Díaz tendrá que hacer reposo por un tiempo y se perderá las fechas que restan este año.