No son días positivos para Ramón Ábila, el goleador de Boca. Además de la lesión muscular en el gemelo que lo dejaría afuera del Superclásico ante River del 22 de octubre por la semifinal de la Copa Libertadores, el delantero sufrió amenazas hacia su familia en Córdoba, precisamente sobre un posible secuestro.

Más allá de toda este contexto, ocurrieron cosas más graves fuera del campo de juego. En las últimas horas trascendió que Ábila recibió un llamado telefónico del cual aún no se conoce el autor, amenazándolo de muerte, además de hacer mención sobre el resto de su familia, entre los cuales se encuentra su hijo.

El ex Huracán ya realizó la denuncia correspondiente y la custodia se hizo presente en Buenos Aires y en Córdoba: allí viven su niño y sus padres, por lo que la precaución es máxima. Según se supo luego, en el llamado le dijeron que sabían donde vivían y que tenga cuidado. No es la primera vez que en la antesala de un encuentro importante o un acontecimiento trascendente las amenazas se acumulan. Otra preocupación más grave para el ex Sarmiento de Junín.