Ubicado a 1.300 metros de altura, ofrece una atracción incomparable al combinar la posibilidad de gozar del esquí en las dos pistas propias del barrio con las inigualables vistas de la Patagonia. Tiene medios de elevación que permiten la conexión con Chapelco.

Una jornada de esquí en uno de los paraísos de la nieve con los que cuenta nuestro país, no está totalmente completa si no complementa con las espectaculares vistas de la cordillera y del Lago Lácar. La experiencia se magnifica, si al mismo tiempo se disfruta de una excelente comida de montaña.
Todo esto se puede encontrar en el exclusivo complejo Miradores del Lanín - Las Pendientes, en Chapelco. Se trata de una propuesta que nació hace más de 20 años de la mano de uno de los pioneros del ski village “Las Pendientes”.
Ubicado a 1.300 metros de altura, ofrece una atracción inigualable al combinar la posibilidad de gozar del esquí en las dos pistas propias del barrio con las inigualables vistas de la Patagonia, acompañadas de la alta gastronomía de montaña. Además, cuenta con medios de elevación que permiten la conexión directa con las pistas de Cerro Chapelco.
El restó Miradores Lounge, por su parte, ofrece a sus visitantes exquisitos platos regionales como el cordero patagónico a las brasas en la nieve. Por la tarde, cuenta con una propuesta after ski para deleitarse con pastelería casera acompañada de chocolate caliente o picada de ahumados con cerveza artesanal.
Miradores del Lanín cuenta con seis cabañas y los diferentes paisajes de la Patagonia regalan a sus visitantes postales únicas en todas las estaciones del año.