El intendente de Ensenada, Mario Secco, sorprendió a todos ayer, cuando se detuvo a reparar un colectivo que se dirigía a la vigilia por la legalización del aborto en el Congreso nacional. 

Al parecer, el micro que llevaba a las militantes a favor de la legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, tuvo una avería en su motor, y el jefe comunal se dispuso a arreglarlo. 

En agradecimiento por la tarea realizada, una de las chicas, le pintó un corazón verde en la frente, que Secco recibió con absoluta predisposición. La acción fue compartida en las redes por las militantes y arrobaron con etiqueta al jefe comunal.