El presidente Alberto Fernández sostuvo este domingo que el Gobierno está "analizando la posibilidad de hacer un corte" y "tomar una serie de medidas para que cada uno se quede en su casa" para evitar la circulación del virus y remarcó que "la idea está avanzada, pero estamos esperando el momento" debido a las consecuencias económicas.

"Si logramos que en una semana entera la gente se quede en su casa el virus no circularía, pero eso tiene consecuencias económicas", sentenció el Presidente en declaraciones a Radio 10.

También, sostuvo que el gobierno nacional será "inflexible" con quienes habiendo llegado a la Argentina de un país afectado por el virus no cumplan la cuarentena, y remarcó que "no es mano dura, es protección", porque la enfermedad "se expande a una velocidad muy grande", por lo que llamó a la gente a que ayude a tomar conciencia.