El presidente Alberto Fernández anunció que el objetivo de su gestión será establecer "tarifas diferenciales" con el fin de que los argentinos puedan abonar "según la capacidad patrimonial de quien recibe el servicio", y condenó la gestión del expresidente Mauricio Macri por dolarizar el valor de los servicios públicos.

"Entre 2016 y 2019, el aumento de las tarifas de luz y gas se convirtieron en un verdadero martirio para los argentinos. Las empresas productoras, transportadoras y distribuidoras, obtuvieron cuantiosas ganancias que en muchos casos acabaron en el bolsillo de los accionistas sin que el Estado les exigiera un plan de inversiones para sostener la calidad de los servicios", aseguró el jefe de Estado.

Alberto definió como un "despropósito" los aumentos de los servicios esenciales y tras congelar las tarifas por la pandemia del coronavirus, anunció que en los próximos meses tendrán un aumento regularizado por el Estado que serán "justas, razonables y accesibles"

"Si siguiéramos con el sistema de revisión integral vigente que heredamos de gobierno anterior, el gas debería haber aumentado un 80% en octubre y debería aumentar un 130% en abril. La electricidad debería aumentar un 168% en el próximo mes de abril", describió Fernández

"Las tarifas deben ser justas, razonables y accesibles. Permitir la sustentabilidad productiva y la justicia redistributiva. La pesadilla de tener que decidir entre alimentarse o pagar los servicios públicos, la incertidumbre permanente de no saber cuánto iba a venir de luz y de gas, ha llegado a su fin", concluyó.